• 繁體中文EnglishFrançaisDeutschItaliano日本語PortuguêsРусскийEspañol

Las claves del acuerdo de París sobre el clima

El Acuerdo de París reemplazará a partir de 2020 al actual Protocolo de Kioto y sienta las bases para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y, más importante aún, para empezar a soñar con un mundo sin combustibles fósiles

“ACUERDO-DE-PARÍS”_

Resumimos los principales puntos del acuerdo sobre el clima adoptado este sábado en la conferencia de París (COP21) por 195 países, cuyo aspecto más destacado es que los países industrializados, responsables históricos del problema, deberán ayudar financieramente a los países en desarrollo.

Objetivo

Contener el aumento de la temperatura “muy por debajo de los 2 ºC” a finales de siglo, pero con la aspiración de que no suba más de 1,5ºC.

¿Cómo lograrlo?

Todos los países deben esforzarse para que las emisiones de GEI dejen de aumentar “lo antes posible” y empiecen a reducirse “rápidamente”.

¿Quiénes deben cumplirlo?
Los países desarrollados deben recortar las emisiones de GEI en términos absolutos y los países en desarrollo, que aún necesitan generar energía con carbón y petróleo, deben también hacer progresivamente los recortes.

¿Es vinculante?
El texto es jurídicamente vinculante pero no su totalidad porque los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que presentan los países son de manera voluntaria.

¿Cuándo entra en vigor?
El pacto entrará en vigor en 2020 y cada cinco años los países deberán revisar sus compromisos de revisión de emisiones, y se marcarán metas de reducción.

¿Cómo se verificará el cumplimiento?
En 2018, dos años antes de la entrada en vigor del acuerdo, los países evaluarán los impactos de sus iniciativas contra el calentamiento global y analizarán nuevamente sus planes de reducción de emisiones de GEI.

Cuando el acuerdo cobre efecto, las revisiones de realizarán cada cinco años, a partir de 2023.

Financiamiento
Los países desarrollados deben proporcionar apoyo financiero a las naciones en vía de desarrollo para la reconversión energética.

El documento también establece la suma de 100 mil millones de dólares anuales como “mínimo” de los montos aportados por los países ricos. La suma se actualizará en 2025.

Los planes de reducción de gases de efecto invernadero

CHINA
El primer emisor mundial (aproximadamente 1/4 de las emisiones) se comprometió, por primera vez, a estabilizar sus gases de efecto invernadero (GEI) en 2030 a más tardar.

China es el primer consumidor mundial de carbón, la fuente de energía más dañina, y el primer inversor en renovables, y quiere reducir entre 60% y 65% su “intensidad carbono” (emisiones de CO2 respecto al crecimiento) en 2030 respecto a 2005.

ESTADOS UNIDOS

El segundo contaminador mundial quiere reducir entre 26% y 28% sus emisiones de aquí a 2025 respecto a 2005. Un objetivo inferior al de los europeos, pero más allá de las precedentes contribuciones estadounidenses.

UNIÓN EUROPEA

A principios de marzo, la UE (aproximadamente el 10% de las emisiones mundiales, en tercera posición) anunció su plan de reducir al menos en un 40% en 2030 sus emisiones respecto a 1990.

INDIA

India prometió reducir su “intensidad carbono” en un 35% en 2030 respecto a 2005, pero no se fijó un objetivo global de reducción de emisiones.
Para 2030 espera contar con un 40% de energía renovable, aunque reconoce su dependencia del carbón (espera duplicar su producción actual en 2020).

RUSIA

El quinto emisor mundial prevé emitir entre un 25% y un 30% menos en 2030 respecto a 1990.
Pero la organización Climate Action Tracker advierte que una vez retirado el efecto positivo generado por su vasta extensión de bosques, la reducción de sus GEI de origen industrial solo será de 6% a 11%.

JAPÓN
El sexto emisor mundial prevé reducir sus GEI en un 26% entre 2013 y 2030, teniendo en cuenta su retorno a la energía nuclear, que paró desde el tsunami y el accidente de Fukushima.

BRASIL
Brasil (2% de las emisiones) anunció que quiere reducir en un 43% sus emisiones de GEI en 2030 respecto a 2005, mediante la diversificación de sus fuentes de energía renovable.

IRÁN
Se comprometió a reducir en 2030 sus emisiones en un 4% en valores absolutos. Si consigue apoyo financiero y el levantamiento, según Teherán, de todas las “sanciones injustas”, está dispuesto a hacer un esfuerzo suplementario del 8%.

INDONESIA
El país asiático anuncia un 29% menos de emisiones de GEI en 2030, que podrían llegar a -41% con ayudas financieras.

CANADÁ
El gobierno conservador, que decidió abandonar el Protocolo de Kioto, había anunciado una reducción de emisiones del 30% de aquí 2030 respecto a 2005. El nuevo gobierno liberal prometió revisar ese objetivo.

 

Facebook Comments

Deja un comentario